Ir al contenido principal

Entradas

¿Por qué comer judías provoca gases?

Los españoles del mundo no nos ponemos de acuerdo en cómo llamarlas: judías, alubias, habas, habichuelas, frijoles, porotos, caraotas...Sin embargo, todos coincidimos en que comerlas provoca un concierto olfativo compuesto por flatulencias sonoras y/o silenciosas. Pero, ¿cuál es la causa?

Entradas recientes

El mayor y único animal terrestre de la Antártida

Si repasamos los animales de la Antártida, nos encontramos con pingüinos, morsas, focas, ballenas, orcas, el krill, etc. Nombrar uno que no pase la mayor parte del tiempo en el agua es más complicado. El oso polar no cuenta, ya que vive en el Ártico, casualmente llamado así por las constelaciones de la Osa Mayor o la Osa Menor (esta con Polaris, la estrella del Norte) en el hemisferio norte.

Siendo el polo que tiene una base sólida debajo de todo el hielo, se esperaría que el porcentaje de criaturas acuáticas fuera menor al del polo opuesto, pero no es así. La única especie terrestre que vive allí es un mosquito no volador (Belgica antarctica).

La primera fotografía aérea de la historia

45 años antes de que los hermanos Wright levantaran el vuelo, un francés tomó la primera fotografía aérea de la historia. Gaspard-Félix Tournachon, más conocido como Nadar, tomó la iniciativa y, en 1858, usó un globo cautivo para tomar una fotografía a 80 metros de altura de Petit-Bicêtre (hoy Petit-Clamart), al sur de París y cerca de Bièvres.

La poción de amor de Nostradamus

Nostradamus es conocido por sus profecías, pero en 1556 publicó Traité des fardements et confitures, un libro sobre maquillaje y mermeladas que compartió en 1552 entre sus amigos. En el capítulo XVIII de la primera parte de la edición de 1556 de Antoine Volant, ausente en otras ediciones, se encuentra una poción de amor supuestamente inventada por Medea, de efecto inmediato y que desata una pasión de niveles históricos.

Al parecer, debía transmitirse en un beso para producir un "fuego" o "fiebre" que incita a realizar súbitamente el acto amoroso. Aunque si se mantenía durante demasiado tiempo en los labios sin usarlo en su objetivo, su usuario moriría en un completo frenesí, mencionando el caso del poeta Lucrecio, que asegura que afirmó usarlo en su cuarto libro:
Affligunt Amicle corpus iunguntq; salivas Oris, inspirant pressantes dentibus oraTampoco recomienda usarlo para fines malvados. No obstante, si se realiza con éxito, el amor permanecería duradero e inviolab…

El tsunami que sacudió Suiza

Cuando hay un tsunami, se recomienda ir tierra adentro, lejos de la costa, en terreno elevado. Poco se podría pensar que al norte de los Alpes, entre Suiza y Francia, pudiera producirse uno. Cuando esto ocurre, son producidos por terremotos, deslizamientos de tierra, de montaña o de un flanco volcánico en un lago.

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

La popularidad del radio y sus productos cotidianos

En este blog, hemos visto relojes con radio, bebidas energéticas de radio, depilación por rayos X y, en el grupo de Facebook, unos condones con radio. Todos abarcan la primera mitad del siglo XX, coincidiendo con el descubrimiento de los rayos X por Röntgen en 1895, la radioactividad en 1896 por Becquerel y del radio por el matrimonio Curie en 1898. El desarrollo de todas las historias es siempre el mismo: éxito durante años y prohibición posterior a los efectos a largo plazo. A pesar de todo, siempre sorprende la ubicuidad de este elemento.