Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

El niño que nació "enmascarado"

Un niño chino ha nacido con una doble cara, dando la sensación de que lleva una máscara.

El 17 de mayo del 2010, la madre Yi  Xilian dijo con gran dolor a en un hospital local en Changsha, en la provincia de Hunan, que su hijo de 1 año y 2 meses Kang Kang  está sufriendo de una hendidura facial congénita desde su boca hasta sus orejas.

La madre Yi Xilian y su marido solían trabajar juntos en la fábrica de electrónica en Huizhou, al sur de la provincia china de Guangdong. Sin embargo, desde que se quedó embarazada Yi dejó su trabajo para quedarse en cada y esperar al nacimiento.

El 14 de marzo, 19 días antes de la fecha estimada de nacimiento, Yi dio a luz a Kang Kang, que pesó 2,1 kg.

"Al principio mi familia no me dejó ver a mi hijo, y le rogué a mi marido que me dejara echar un vistazo. Antes de pasarme al bebé me dijeron "no estés triste, no estés triste", pero cuando vi a mi hijo me derrumbé," dijo llorando Yi.

Yi dijo que se hizo tres pruebas de embarazo en el …

Los hongos de la selva tropical

El vídeo tiene un par de años, pero sigue siendo interesante. Como podéis ver, trata de los hongos en la selva tropical y su importancia en el ecosistema. ¿Mi parte favorita? El final, cuando un tipo de hongo infecta a una hormiga (puede afectar a otros insectos) controlando su mente, desorientándola, y cuando es alejada del hormiguero y muere, creciendo el hongo con su cuerpo como sustrato.

Gunkanjima, la isla fantasma (III)

Ahora desolada y olvidada, Hashima protege la entrada al puerto de Nagasaki como un faro muerto y extraño, atrayendo la atención solo de las gaviotas cansadas y la mirada curiosa de la gente de los barcos. Pero el simbolismo es difícil de ignorar. La comunidad de Hashima era una miniatura de la sociedad japonesa y llegaba al punto al que, a excepción de la falta de agua y plantas, imitaba al archipiélago entero. El estado de abandono de la isla es una lección para el Japón contemporáneo sobre lo que le pasa a un país que agota sus recursos y depende únicamente del comercio exterior. Tomando nota, el gobierno japonés ha usado fotografías de Hashima en los anuncios de periódicos nacionales como aviso para la conservación de energía.

Durante los 84 años que estuvo bajo el mando de Mitsubishi, la isla produjo unas 16,5 millones de toneladas de carbón. Los mineros cavaron profundo en el fondo marino, los constructores utilizaron cuidadosamente cada metro de la isla, y sus habitantes hicier…

Gunkanjima, la isla fantasma (II)

Suh Jung-woo, uno de los afortunados trabajadores coreanos que tuvieron la suerte de sobrevivir, recuerda Hashima en una entrevista de 1983:

Yo era uno de los dos chicos obligados a entrar en un camión en mi pueblo y llevados a la oficina del gobierno, donde habían sido recogidos varios miles de coreanos de entre 14 y 20 años. Después de una noche en una posada, donde nos llevaron en camión a una ciudad cercana, y después en tren al puerto en Pusan y un barco de allí a Shimonoseki. Sobre 300 miembros del grupo, yo incluido, fuimos llevados en tren a Nagasaki, donde llegamos la mañana siguiente. Todos fuimos enviados a Hashima.  Tenía parientes en Japón, no solo a mis padres en Nagoya, sino también a un pariente en Sasebo. Pensaba que no importaba a que parte de Japón fuera enviado, que sería capaz de escapar para encontrar refugio con ellos. Pero tan pronto como vi Hashima perdí toda esperanza. La isla estaba rodeada por altos muros de hormigón de hasta nueve pisos...Los coreanos fu…

Gunkanjima, la isla fantasma (I)

Entre las leyendas que nos llegan del mar nos encontramos con los barcos fantasmas. En tierra, las ciudades abandonadas suelen generar mitos de la misma magnitud. La isla japonesa de Hashima combina ambas esencias convirtiéndose en una ciudad abandonada en medio del mar.

Debido a su forma también es conocida como Gunkanjima (isla barco de batalla). Es una de las más de 500 islas deshabitadas de la prefectura de Nagasaki. Pero quizás lo que la haga especial es que hubo un tiempo en el que tuvo la mayor densidad de población del planeta.

Esta pequeña isla se convirtió en un laberinto de cemento rebosante de actividad. Tenía de todo:  hospital, colegio, hotel, gimnasio, mercado, cine, ayuntamiento...solo le faltaba el cementerio. El propósito de todos estos servicios era abastecer a los mineros de carbón que se trasladaron allí.