Ir al contenido principal

El proyecto Habakkuk: un portaaviones de hielo

Imagínate que estás en plena Segunda Guerra Mundial y que cada uno de los barcos que surcan el Atlántico norte sucumben ante los submarinos alemanes. Puedes contrarrestarlo con aviones, pero su combustible es limitado y no pueden alejarse demasiado de las pistas de aterrizaje. Tampoco andan muy sobrados de acero, así que de momento construir un portaaviones no es una buena opción. Pero, ¿y si los portaaviones fueran de hielo en vez de acero?


En 1942, Geoffrey Pyke, asesor de Louis Mountbatten, jefe de Operaciones Combinadas, tuvo una idea. Si se cortara un gran trozo de iceberg del ártico o un tempano de hielo, los aviones podrían aterrizar sobre él. Su gran tamaño les permitiría durar varios meses sin derretirse, aunque para evitarlo necesitaría de un buen sistema de refrigeración. Además, no podía ser hundido puesto que podría repararse congelando el agua que entrara por las fisuras.

En diciembre de 1942, Mountbatten vendió la idea a Winston Churchill, quien la apoyó de forma entusiasta. El nombre del proyecto, dado por Pyke, viene del libro de la Biblia Habacuc 1:5 "Mirad en las naciones, y ved, y maravillaos y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aun cuando se os contare, no la creeréis."

El barco tendría 600 metros de largo y 90 metros de ancho. Estaría hueco, con paredes de 12 metros de ancho. Sería 2 veces más pesado (1.800.000 toneladas de peso muerto) que los portaaviones de la época, pero también más lento (alcanzaba 6 nudos) y con menos maniobrabilidad. Tendría una capacidad de 200 combatientes Spitfire o 100 bombarderos Mosquito. Su motor diesel-eléctrico consumiría 120 toneladas por día, teniendo una capacidad de 5000, dándoles un ratio de acción de 11.265 km.

La compresión que genera por su propio peso y su fragilidad lo hacía vulnerable a las grietas y a las mareas turbulentas. Debía construirse en Canadá o en Rusia, donde se congelaría de forma natural.

En verano, un grupo de trabajadores de Canadá creó un prototipo de 18 metros de largo y 9 de ancho en el lago Patricia en Alberta, Canadá. Era una barco de madera llena de trozos de hielo y recubierta con aislante. Tenía un aire acondicionado que mantenía la temperatura por debajo de los 0ºC.



A principios de 1943, dos investigadores del Instituto Politécnico de Brooklyn, Nueva York, hicieron un descubrimiento fortuito: mezclando pulpa de madera, serrín o algodón con agua y congelándolo, se podría crear una sustancia que flotara como el hielo, pero siendo mucho más fuerte y menos frágil. Lo llamaron pykrete (o Pykecrete) en honor a Pyke. Es resistente a la compresión, a las balas y además se derretía más lentamente que el hielo. También podía ser trabajado con herramientas de carpintería. Fue como un rayo de esperanza para el proyecto Habakkuk, que parecía no tener futuro con las pruebas en el lago Patricia.

Según una popular historia, Mountbatten le enseñó a Churchill un bloque de pykrete tirándoselo al agua caliente mientras se bañaba. Churchill se convenció de que era el material que necesitaba el proyecto.

El primer portaaviones Habakkuk costó 100 millones de dólares y el sistema de refrigeración era insostenible para la economía de los Aliados. Aunque había más pulpa de madera que acero, tampoco era abundante. Por otra parte, el rango aéreo estaba mejorando y los portaaviones convencionales aumentaron en número. Finalmente, a principios de 1944 se detuvo la investigación antes incluso de que se construyera.

El modelo del lago Patricia se hundió al quitarle la maquinaria que la mantenía. En 1970 se encontraron sus restos y en 1989 se colocó una placa para conmemorar el inusual barco.
Fuente: itotdRoyal naval museumSecret projects

Comentarios

  1. Si el HMS Habakkuk hubiese visto la luz, los gringos hubiesen querido.uno,pero es mucho hielo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.