Ir al contenido principal

Errores del Mesozoico (III)


¿Quién decía que no tenía recursos para defenderse?
Volvemos de nuevo a las teorías obsoletas sobre los dinosaurios y otros seres prehistóricos. Esta vez a petición del seguidor Dark Delegation, para que no tenga que esperar 2 años más para ver una continuación.


Teoría de los dinosaurios explosivos

Empezamos con la teoría de los dinosaurios explosivos que indicaba que una vez muertos, el gas generado durante la descomposición generaba tal presión que los reventaba esparciendo todos sus órganos. Esta teoría surgió en 1976 como explicación al estado de los ictiosaurios, seres con aspecto similar a los peces y delfines, cuyo fósil mantenía su forma pero los embriones aparecían dispersos a su alrededor.

Aunque no había evidencia que lo apoyase, resultó en una teoría aceptada durante bastante tiempo. Científicos suizos han desmontado este mito alegando que era imposible que los cuerpos generaran tanto gas para crear la presión necesaria para que explotasen. Mediante los estudios con humanos, observaron que solo alcanzaban los 35 milibares de presión. Entre 50 y 150 metros de profundidad, los ictiosaurios hubieran necesitado ejercer de 5 a 15 bares de presión y que el gas no escapase previamente. A menos que se perforase el cadáver, como si fuera un globo, este no explotaría, y en ese caso solo saldrían los órganos y líquidos corporales. Lo más probable, es que el cadáver encontrara las condiciones idóneas para conservarse sin ser molestado por ningún carroñero.

El esnórquel del Parasaurolophus

El Parasaurolophus, representado en la primera imagen, quizás no sea de los dinosaurios más populares pero se hace recordar gracias a su cresta. Esta funcionaba como un instrumento de viento cuyo sonido es reproducido en el vídeo inferior. Pero temporalmente se pensó que podría usarse como esnórquel. El problema que tenía es que necesitaba algún orificio en el otro extremo para que fuera útil.

Pero esta idea no está restringida solo al Parasaurolophus u otros hadrosáuridos.  Entre finales del siglo XIX y mediados del siglo XX, se creía que los saurópodos más grandes debían ser mayormente acuáticos puesto que no podrían haber soportado su propio peso. Las ilustraciones de la época los representaban sumergidos con el cuello en vertical y con la cabeza fuera del agua. En casos como el del Brachiosaurus, dejando en la superficie solo su esnórquel. Sin embargo, en 1951, Kermack probó que la presión hidrostática hubiera asfixiado a los saurópodos.

¿Quiere decir que los saurópodos nunca se dieron un chapuzón? Hasta el 2004, la respuesta habría sido que no, pero D.M. Henderson destacó que los sacos de aire le habrían hecho flotar, evitando así la muerte por asfixia. Las huellas fosilizadas ocasionalmente muestran cómo usaban sus miembros delanteros para impulsarse torpemente en el agua.

El falso ladrón de huevos


A pesar de su nombre, el Oviraptor no robaba ni se alimentaba de huevos. Aunque encontraran un fósil con el cráneo aplastado por un Protoceratops junto a un nido, no se los estaba robando, sino que los protegía porque eran suyos.  Henry Osborn ya sugería en 1924 que se alimentaba de bivalvos. Creo que para el Oviraptor puede ser apropiada la frase de "Cría fama y échate a dormir".

Por otra parte, la representación del Oviraptor con una gran cresta tampoco es correcta, ya que pertenece al Citipati, un especímen parecido.

La serpiente marina

En 1845 se creyó encontrar una gran serpiente marina de 35 metros de longitud. Albert Koch le dio el nobmre de Hydrarchos silimani, en honor al naturista Benjamin Silliman. Ahora se sabe que se trata de un Basilosaurus, una ballena prehistórica.

Y de momento, esto es todo por hoy. Quizás otro día me aventure con otras criaturas más ignoradas de esta época, como los moluscos, insectos o los propios mamíferos. O puede que aparte a un lado al Mesozoico y me aventura a otra época. Por ahora, no aseguro nada. Eso sí, si teneis alguna sugerencia o aportación, abajo teneis los comentarios.

Fuente: Telegraph, Mentalfloss, Dinosaur Odyssey: Fossil Threads in the Web of Life  por Scott D. Sampson, Everything Dinosaur, Dinosaur.about,

Comentarios

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de la semana

El Lago de las Medusas, Palau

JELLYFISH LAKE from Sarosh Jacob on Vimeo.
.


El lago de las Medusas está en la isla Eli Malk en la República de Palau. Hace 12000 años las medusas se quedaron atrapadas en una cuenca natural de la isla cuando el mar retrocedió. Sin depredadores entre ellos durante miles de años, evolucionaron a una nueva especie que perdió casi toda su habilidad defensiva, ya que no tenían porque seguir protegiéndose. Son bastante inofensivas para los humanos, aunque aquellas personas con piel muy sensible pueden recibir una pequeña picadura de ellas. Si eres alérgico a las medusas debes usar un trate de neopreno o ropa protectora.

Estas fascinantes criaturas sobreviven compartiendo una relación simbiótica con las algas que viven en su interior. Por la noche, las medusas bajan a las profundidades del lago donde las algas se alimentan. Durante el día, las medusas vuelven a la superficie y siguen al Sol a través del lago en una migración masiva. El alga convierte la energía del Sol, a través de la fotos…

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.



Leer más...

1.¿Los persas pueden correr por las paredes como el príncipe de persia?
Si claro y de donde crees tomaron la idea para el juego pues d ellos
Además dicen que en Persia no hay escaleras, la gente va subiendo por las paredes. Ir allí es todo un espectáculo, hasta las viejas van saltando de una ventana a otra y dando volteretas. Exceptuando a los monjes Shaolin y Naruto, nadie más sabe hacer eso.

2.¿Qué duele más un santo puntazo en los testículos o que tu novia te deje?
Que la novia se vaya. En mi opinión, lo peor es que tu novia te deje y como propina te de una patada en tus partes.

3.¿Por qué sueño que al irme a do…

El infructuoso debate entre cristianos, musulmanes y budistas

En el siglo XIII, el monje nestoriano túrquico/mongol Rabban Bar Sauma sirvió como embajador del imperio mongol occidental al papa católico romano. Bar Sauma debatía con los cardinales cristianos en Roma. Simultáneamente, el monje franciscano Rubruquis, originario del borde occidental de Eurasia, viajaba con cartas del rey francés a la capital mongola en Eurasia central. Rubruquis debatió con budistas y musulmanes en la corte del gran kan. Ambos experimentaron la infructuosidad del debate religioso.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentados, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.