Ir al contenido principal

El mito del error de la espinaca de Popeye

Todos conocemos a Popeye y su obsesión por la espinaca que le otorga una fuerza extraordinaria. También es bastante conocida la razón de esta relación: cuando en 1870 el químico alemán E. Von Wolf calculó originalmente el contenido de hierro de la espinaca, se equivocó al transcribir sus notas y situó la coma en el lugar incorrecto, multiplicando por 10 la cantidad real de hierro que había calculado. Por lo tanto, la fuerza de Popeye se basaría en un mito. Lo que no es tan popular es que esta corrección también lo es.



Es fácil recordar una historia así, ya que parte de dos elementos muy conocidos y relacionados entre sí  (Popeye y la espinaca) y un error muy sencillo. No hay que recordar una gran cantidad de datos para transmitir esta corrección falsa. La gracia es que asumimos que Popeye obtenía la fuerza de sus espinacas por su contenido en hierro y nos creemos sin más que hubo un error con los decimales.

La fuerza de Popeye

Popeye apareció por primera vez en la tira cómica Timble Theatre de Kings Features Syndicate, en la edición del The New York Evening Journal del 17 de enero de 1929. La primera vez que Popeye se comió sus espinacas en 1931. Fue el año siguiente cuando explicó la causa de su fuerza. ¿El hierro? No, la vitamina A. Popeye dice textualmente "Spinach is full of vitamin A an' tha's what makes hoomans strong an' helty" (La espinaca está llena de vitamina A y eso es lo que hace a los humanos fuertes y sanos).

Popularización de las espinacas


Diréis: "Pero al menos popularizó las espinacas". Tampoco, puesto que estas ya estaban ganando popularidad antes de que el marino de Segar las incluyese en su dieta. En Texas, las hectáreas de espinacas llevaban una década aumentando.

La coma

Lo único real es que, inicialmente, el cálculo de hierro en las espinacas no era el correcto, pero no por un fallo de transcripción, sino por un método defectuoso de medición. En la década de 1890, otro investigador alemán concluyó que la estimación era demasiado alta. Los análisis posteriores casualmente redujeron los valores a un nivel aproximadamente 10 veces menor. No pasó tiempo hasta que el químico analítico de la Universidad de Columbia Henry Clapp Sherman aclarara los problemas con el resultado original. Para 1930, los investigadores conocían tanto los verdaderos niveles de hierro de la espinaca como que el organismo no era capaz de absorberlo todo.

Origen de la falsa corrección

El bulo del fallo de transcripción pudo haberlo causado varias décadas después el nutricionista y autodenominado cazador de mitos Arnold Bender, quien dejó caer la idea en una conferencia de 1972. En 1981, Terence Hamblin escribió una versión de la historia sin citar en una columna del British Medical Journal, convirtiéndose en la mejor fuente posible para todos los que citaran la historia.

Quienes citaban la historia, no mencionaban al primero que la contó, sino que hacían referencia a Hamblin, ya que parecía el más fiable, o citaban a alguien que, a su vez, mencionaba a Hamblin. El problema de no consultar las fuentes originales no es nuevo, como le sucedió a varios científicos con un grupo de cucarachas  o al hipotálamo, que desde 1779 a 1829 fue llamado erróneamente hipopótamo, y favorece a que se extiendan unos datos falsos.

Fuente: FiveThirtyEight

Comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.