Ir al contenido principal

La diarrea de langosta que llevó al descubrimiento de los bacteriófagos


En 1910, el microbiólogo franco-canadiense Félix d'Herelle observaba una plaga de langostas en México. La peculiaridad es que descubrió que morían de una septicemia y síntomas intestinales debido a una bacteria que podía cultivar directamente de la diarrea de las langostas. Conociendo esto, podía anticiparse a las plagas esparciendo la bacteria previamente, en una estrategia similar a la que usaría décadas después Paul-Félix Armand-Delille con los conejos.

Continuó su estudios en América del sur y el Norte de África, percibiendo en esta época una anomalía en algunos cultivos de cocobacilos. Descubrió "puntos claros" (les taches claires) de 2-3 mm de diámetro en los cultivos del laboratorio. Raspó la superficie del agar en los puntos transparentes y los miró en el microscopio, pero no vio nada. D'Herelle asumió que algo lo suficientemente pequeño para ser filtrado a través del filtro Chamberland estaba conteniendo a las bacterias.
Filtro Chamberlain
En 1915, una gran plaga de langostas amenazó Túnez y se le encargó a d'Herelle encargarse de ella, provocando una gran mortalidad entre los insectos. Al año siguiente, la plaga volvió al norte de África, pero Túnez permaneció libre de ella. D'Herelle siguió viendo "puntos claros" en sus cultivos, quedándose en el norte de África para investigar el significado de este descubrimiento en el Institut Pasteur en la capital tunecina. Cuando se las mostró al director del Institut Pasteur, Charles Nicolle, dijo "que puede ser el signo de un virus filtrable llevado por el cocobacilo, un virus filtrable que es el auténtico agente patógeno, mientras que el cocobacilo es solo un contaminante".
Félix d'Herelle

En agosto del mismo año, d'Herelle volvió a París, donde se le pidió que investigara la epidemia de disentería del escuadrón de caballería en Maisons-Lafitte, cerca de París. Las emulsiones filtradas de las heces de los enfermos se situaron en los cultivos de bacilos de disentería y se extendieron en agares nutritivos de las placas de Petri, encontrándose de nuevo puntos claros.

Entre los muchos casos de disentería bacilar, d'Herelle observó a uno desde su admisión hasta su convalecencia. El primer día se aisló el bacilo Shigella dysenteriae de las heces con sangre, pero no había manchas blancas en el agar del cultivo de caldo con las heces filtradas. Se repitió diariamente el mismo experimento, mostrándose manchas blancas en el cultivo del cuarto día.

A la mañana siguiente, el cultivo estaba totalmente claro, a pesar de que el día anterior estaba turbio. Eso significaba que las bacterias se habían desvanecido. En el agar también ocurrió lo mismo. D'Herelle infirió que al enfermo le habría ocurrido lo mismo, ya que durante la noche había notado una gran mejoría.
Pîerre Paul Émile Roux

El dr. Émile Roux presentó una nota de d'Herelle a la Académie des Sciences el 15 de septiembre de 1917, introduciendo a la comunidad médica el antagonista microbiano invisible al bacilo de disentería, al que llamó "bacteriófago".

Sin embargo, la comunidad médica se mostró escéptica al descubrimiento y no lo consideraban importante. D'Herelle era, o bien un visionario, o bien un tonto. El escepticismo permanecía incluso cuando se mostraba cómo se disolvían los cultivos a las 2-3 horas de inocular el bacteriófago. Pocos reconocieron su importancia, y otros le atribuían otras causas, como características propias de las bacterias o la posibilidad de un fermento químico corporal causada por las bacterias infecciosas. Hasta la invención del microscopio electrónico en 1940 no se pudo reconocer esta nuevo agente.

En los siguientes años, d'Herelle seguiría experimentando en aves de corral con tifoidea aviar en los Estados Unidos y la provincia de Champaña, Francia. Observó que la bacteria se transmitía entre las gallinas. hasta que una era capaz de resistirla y curarse. Entonces es el bacteriófago el que se extiende a costa de la bacteria. De esta forma, se propagaba la protección. Además, sus heces contendrían el mismo bacteriófago.

D'Herelle afirmó que este comportamiento se podría reproducir en un experimento, que serviría para confirmar su hipótesis. Primero intentó reproducir su hipótesis contra la tifoidea aviar, primero a través del tratamiento de animales infectados, y segundo, a través de una combinación de cultivos de bacteriófagos activos contra la Salmonella con el agua que bebían las aves, donde ya había comenzado la epidemia. Las gallinas infectadas se curaron y la epidemia desapareció.

Para conseguirlo, era necesaria una dosis suficientemente grande de bacteriófagos para destruir a las bacterias en unas horas, por lo que debía usarse una cepa potente de bacteriófagos. D'Herelle solía repetir: "la fagoterapia es una terapia de todo o nada. Si se usan cultivos de bacteriófagos de actividad débil o moderada, la bacteria patógena resistirá su acción y no se producirá una cura. Cada terapia de bacteriófagos debe, por tanto, ser resultado de una selección".

Además, la experiencia le indicó que debe aislarse la bacteria al comienzo de la enfermedad, evitando el uso de bacterias contaminadas con bacteriófagos gastados. Este bacteriófago siempre está en cepas aisladas en pacientes cuya actividad bacteriófaga espontánea había sido disminuida al comienzo de la terapia.
Vibrio cholerae
En 1920, d'Herelle usó su tratamiento en humanos en indochina con cólera. Si no aparecía un bacteriófago activo contra la Vibrio cholerae en las muestras de heces antes de las 48 horas del primer síntoma, el paciente moriría, sin excepción. Por el contrario, si el bacteriófago tenía una fuerte actividad, no importara la gravedad de sus síntomas iniciales, el paciente se recuperaría. La duración de la enfermedad dependía de la virulencia observada del fago en las pruebas in vitro. In vivo, el efecto del fago era tan claro que d'Herelle lo consideró la única causa de la recuperación.

En 1921, el profesor Hutinel administró oralmente el fago contra la Shigella a los pacientes que sufrían de disentería tóxica en el Hôpital des Enfants Malades de París.En 24-26 horas, desapareció la presencia de sangre en heces y comenzó su recuperación. No obstante, bacteriólogos de Brasil, Alemania y Estados Unidos no consiguieron emular sus sorprendentes resultados.

Paulativamente, la fagoterapia fue instaurándose en lugares como Georgia, Egipto y la India. En 1927, d'Herelle fue capaz de tratar a 74 pacientes gravemente afectados de cólera asiática en Punyab, India. Aquellos tratados oralmente con los fagos, incluyendo aquellos administrados después de las 24 horas del comienzo de los síntomas, mostraron una mortalidad del 8%, aunque esta aumentaba gradualmente en los grupos que habían recibido el tratamiento más tarde. En comparación, los no tratados o que se les aplicó otra terapia mostraban una mortalidad del 63%,

El Laboratoire du Bactériophage de París produjo muchos fagos dirigidos a combatir muchas infecciones comunes, como la sinusitis, las infecciones de las heridas o intestinales. A pesar de ello, d'Herelle señaló que, a menos que se controlara cuidadosamente su calidad, no era fácil producir preparados terapéuticos de fagos. Añadió además que la mayoría de los productos de fagos en el mercado eran inútiles para recuperarse de una enfermedad infecciosa. Esta fue una de las muchas razones por la que la terapia fue desacreditada en la comunidad médica.

Para la década de 1930, d'Herelle controlaba personalmente los laboratorios que producían fagos para controlar su calidad. Además, solo se usaban principalmente aquellos que él había descubierto. Tras la Segunda Guerra Mundial, el tratamiento antibiótico, liderado por la penicilina, se convirtió en la terapia común. Con la creciente resistencia bacteriana a los fármacos, es posible que la fagoterapia vuelva a ser la opción predilecta.

Fuente:

  • Dublanchet, A., & Bourne, S. (2007). The epic of phage therapyCanadian Journal of Infectious Diseases and Medical Microbiology18(1), 15-18.



Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.