Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

Qué hacer cuando no tienes cuerno de unicornio para tratar a un paciente

En la medicina, no se debe despreciar el valor de un inventario completo. Uno de los elementos más valiosos de las antiguas terapias era el cuerno de unicornio, que recibe el nombre de alicornio. Se consideraba que poseía cualidades extraordinarias, destacando su función como antídoto. Tal era su importancia que incluso el trono de Dinamarca está fabricado de este material.

La araña que aplasta a su presa con 140 metros de telaraña

Las telarañas tienen muchos usos. El principal es el de capturar a insectos y otros pequeños invertebrados. La araña de agua (Argyroneta aquatica) usa su seda para construir una cámara de aire. Otras, como los ctenízidos, la usan junto con la tierra y la vegetación como camuflaje de sus trampas, así como para sujetar la escotilla de esta. Los ulobóridos, carentes del veneno que les permita dar el golpe de gracia a una víctima inmobilizada, estrujan a su presa con su seda.

El insecto más venenoso del mundo

Ha pasado más de un año desde la última entrada sobre hormigas, donde empezaba recopilando las entradas anteriores de este animal para añadir otra especie más. Entonces me dejé fuera otras entradas de hormigas, como las de la hormiga Drácula. Hoy añado otra especie a la lista: la Pogonomyrmex maricopa.

Artículos científicos atípicos

Los científicos trabajan durante años en sus investigaciones, esperando que su labor tenga repercusión dentro de su comunidad o en el mundo. Muchos artículos, sin tener en cuenta su calidad o importancia, son ignorados injustamente en un océano de papers. Sin embargo, algunos despuntan por valores más allá del científico: son artículos atípicos.

El único reptil biofluorescente

Entre las características de los reptiles, no se encuentra la biofluorescencia. La biofluorescencia es la capacidad de absorción de las proteínas fluorescentes de una longitud de onda electromagnética del espectro de luz visible en los organismos vivos, reemitiéndola a un nivel de energía menor. Se diferencia de la bioluminiscencia en que esta última produce la luz por procesos químicos del interior del organismo, sin depender de la luz externa. A su vez, se diferencia de la biofosforescencia en que la reacción lumínica solo dura mientras se mantiene el estímulo.

La depilación con rayos X

En 1895, Röntgen descubrió los rayos X. Un año después, el austriaco Leopold Freund, fundador de la radiología médica y la radioterapia, lo usó para eliminar una gran cantidad de pelo que le había crecido a un paciente en la espalda. Tras 12 días de tratamiento, 20 horas de exposición, se le cayó el pelo irradiado. El informe del caso en 1901 desencadenó el interés en el uso estético de los rayos X.