Ir al contenido principal

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?


Por una parte, el origen común del mito puede provenir de la capacidad que tienen los gatos para escapar de situaciones amenazantes. En el caso de las caídas, el reflejo de enderezamiento permite al gato girar el cuerpo para situar las patas en dirección al suelo aumentando las posibilidades de supervivencia. Aunque hay un estudio que asegura que el daño sufrido por las caídas dejaba de aumentar a partir del séptimo piso porque alcanzaba la velocidad terminal en la caída, debido a un sesgo, esta conclusión podría aplicarse solo a los gatos que sobreviven. Es decir, solo los gatos que caen por encima de un séptimo piso y no mueren, no van a sufrir un daño proporcionalmente mayor al caído del séptimo.

Sin embargo esto no resuelve el misterio. En Italia, Alemania, Grecia, Brasil y los países hispanohablantes los gatos tienen 7 vidas mientras que en otros tienen 9. Es más, para los turcos y árabes tienen 6. ¿Eran más resistentes los gatos de unas zonas respecto a otras? ¿Se los mataba con más saña?

En Romeo y Julieta, en el acto III en una conversación entre Tebaldo y Mercucio ya se menciona el número de vidas del gato. Al ser una historia inglesa menciona 9, aunque en traducciones al español el número cambie. Además, un dicho inglés dice así: "Un gato tiene nueve vidas. Juega durante tres, se aleja en las otras tres y se queda en las tres últimas".

En una de las leyendas que rodean al Cait Sith, una criatura mítica de Escocia e Irlanda, decía que se trataba de una bruja capaz de convertirse en gato nueve veces, pero solo podían recuperar su forma original ocho veces, siendo la novena transformación la definitiva. Esta asociación este los gatos y las brujas no es única, ya que los espíritus familiares solían adquirir forma de gatos. En la novela de William Baldwin, Beware the Cat (1553), se repetía la afirmación de que las brujas podían convertirse nueve veces en gatos.

El número 9 se ha asociado con la Trinidad de las Trinidades o con la Enéada heliopolitana que agrupaba a 9 dioses egipcios descendientes del dios solar (Ra o Atum), pero sin una relación clara. Existe la posibilidad de que el 6, el 7 y el 9 sean números considerados mágicos por sí mismos, pero se desconoce como se llegaron a asociar con los gatos y por qué varía de un país a otro.

Fuente:The Cat in Magic and Myth,

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.